Alepo, sin tregua ni esperanza

0

Tan sólo un día después de que se decretase una tregua en la ciudad de Alepo, al norte de Siria, se producen intensos bombardeos en la ciudad por parte del régimen de Bachar al- Asad. El dirigente sirio, con la inestimable ayuda del ejército ruso, ha conseguido darle la vuelta a una guerra que hace unos meses atrás tenía muy difícil de ganar. Para alcanzar esa vitoria final, Alepo es un bastión fundamental que debe recuperar.

El 19 de julio de 2012, el gobierno sirio decidió que era hora de restablecer su control en esa ciudad, dominada por la insurgencia. Desde entonces, la vida de los civiles se ha encontrado en continuo peligro. Han sufrido saqueos, bombardeos y según las Naciones Unidas, ejecuciones masivas.  Los países más importantes de occidente, con Alemania, Reino Unido y Francia a la cabeza, han acusado al régimen y a su principal aliado, Rusia, de crímenes de guerra.

Las grandes potencias europeas intentan digerir y adaptarse a la victoria de Trump en EEUU, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se frota las manos con “los nuevos tiempos” que están por venir. Con una política claramente expansionista más típica de épocas pretéritas de los zares o de la URSS, y con un nuevo presidente de la otra gran potencia mundial claramente alineado con él desde el principio,  considera que es un gran momento para recuperar el papel predominante de Rusia en el mapa geopolítico mundial.

Mientras todos se miran “de reojo”, en Alepo han muerto ya miles de civiles, entre ellos más de 300 niños. La tregua acordada permitía la evacuación de 15.000 personas en autobuses preparados a tal efecto. Estos autobuses nunca han llegado a realizar la evacuación ya que los combates han roto la tregua esta mañana. Casi 6.000 “afortunados” pudieron huir hace unos días de Alepo, y cuentan que la situación es dantesca; muertos en las calles y destrucción total.

Los insurgentes solo controlan el 2 % de la ciudad, y se les había dado durante la tregua la posibilidad de abandonar la ciudad definitivamente con sus armas ligeras tras la salida de los civiles.  Turquía, cuya frontera está cerca de Alepo, se ofreció a garantizar un corredor humanitario para la evacuación de la ciudad, pero de momento todo sigue en un sangriento compás de espera.

 

Responder

CAPTCHA *