Viajar a Malta, un tesoro del Mediterráneo

0

El archipiélago maltés consta de tres islas principales (Gozo, Comino y Malta) las  cuales esconden algunos secretos que puedes descubrir en una escapada de 3 o 4 días. Las islas, situadas en el mar Mediterráneo tienen como capital “La Valletta”.

La ciudad es uno de los grandes atractivos turísticos del Mediterráneo y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980, en solo 55 hectáreas hay 320 monumentos!!. Enclave estratégico en mitad del Mediterráneo.

Primero los fenicios, griegos, romanos y árabes, luego Napoleón y Winston Churchill. Su posición privilegiada ha sido objeto de disputas y batallas históricas como el Gran Asedio de 1565 o las Guerras Púnicas si nos remontamos aún más en el tiempo.

Visitas en Malta

La Valleta: adornada con preciosas iglesias y magníficos edificios barrocos. Está situada en una península fortificada (antigua fortaleza de los Caballeros de la Orden de Malta) y domina el puerto de Marsamxett y el Gran Puerto a ambos lados.

Desde numerosos puntos elevados se puede disfrutar de magníficas  vistas panorámicas de varias partes de las islas. Los lugares más turísticos que podremos visitar son: Palacio del Gran Maestro (sede del Parlamento y oficinas del Presidente de Malta), Catedral de San Juan (dedicada a San Juan Bautista, en el suelo de la iglesia verás más de 400 lápidas de caballeros de la orden de San Juan que quisieron ser enterrados aquí), Auberge de Castille.

Gozo y Comino islas mitológicas

Gozo: Se cree que Gozo, según recoge el mito, es la legendaria isla de Calipso que aparece en la Odisea de Homero, un paraíso perdido místico y apacible. Las iglesias barrocas y las antiguas casas de campo construidas en piedra pueblan el campo. Gozo es conocida por ser un tranquilo rincón en el que cambiar de aires y de ritmo, es una isla más verde, rural, donde las estaciones, la pesca y la agricultura dictan el ritmo de la vida.

Con su paisaje escarpado y su espectacular costa, uno de los mejores lugares del Mediterráneo para bucear. Como guinda, la isla ofrece lugares históricos, fortalezas y vistas sobrecogedoras, así como el templo prehistórico mejor conservado del archipiélago, en Ggantija.

Comino: paraíso para los amantes del  buceo, el surf y el senderismo. Este lugar, que ocupa sólo 3,5 km2, no tiene coches y, a excepción de su único hotel, apenas tiene habitantes. Su mayor atracción es la Laguna Azul, un espacio de brillantes aguas turquesas rodeado de arena blanca muy frecuentado para pasar un día de navegación en un barco de crucero o en un velero. Comino merece la pena en todas las épocas del año y, en invierno, es ideal para senderistas y fotógrafos.

Responder

Please enter your comment!
Please enter your name here